Adjunto os remito imágenes tomadas de las vísceras de una liebre matada por mi azor. Como podéis observar se aprecian una serie de vesículas hacinadas  en forma de racimo de uvas, llenas de líquido y flotando en éste un pequeño núcleo de materia caseosa, que al presionar la citada vesícula explota, liberándose dicho. Invaden hígado, intestino delgado y grueso.

Mi pregunta es si sabéis de qué se trata, enfermedad infecciosa o parasitaria y si es contagiosa  para las aves de presa.

Esperando respuesta os saluda:

Manuel Rodríguez Jiménez

Socio nº 125

 

 

 

Fotos Manuel Rodríguez Jiménez

 

 

Por lo que se ve en las imágenes se trata de una enfermedad parasitaria llamada cisticercosis. Es muy difícil poder determinar desde aquí la especie de que se trata pero por el hospedador y por las zonas donde aparece, hígado, mesenterio y epiplón, podría tratarse de Cysticercus pisiformis.

Los cisticercos son la forma larvaria del género Taenia, platelmintos o gusanos planos de la clase Cestoda.

Las tenias para completar su ciclo necesitan pasar por dos hospedadores. El adulto vive en el intestino del perro, del gato, del zorro y de otros carnívoros silvestres  y allí pone sus huevos que salen al exterior con las heces. Una vez fuera pueden ser ingeridas por el hospedador intermediario que suele ser un herbívoro, en este caso una liebre. Ya dentro del hospedador alcanzan su lugar definitivo donde desarrollan estas vesículas típicas. Estos parásitos son segmentados y van creciendo a partir del escólex o cabeza. Lo que se ve en el interior de las vesículas es el escólex todavía sin dividir. No olvidemos que esta forma  es aún un estado larvario. Cuando un carnívoro se come al animal parasitado estas larvas se desarrollan en su interior.

En el hospedador intermediario no se aprecian síntomas clínicos a no ser que la carga parasitaria sea muy grande. Suele causar problemas por compresión debido al número y tamaño de las vesículas, llegando a comprometer la funcionalidad del órgano al que afectan.

En el hospedador definitivo, si está muy parasitado puede producir adelgazamiento y debilidad que en casos graves pueden llevar a la muerte del animal.

Las relaciones parásito hospedador suelen ser muy estrictas, y cada especie de parásito tiene sus hospedadores específicos, de modo que el cisticerco que se desarrolla en una liebre puede no desarrollarse en una oveja y viceversa. Sin conocer la especie en concreto no se puede asegurar si va a afectar a las aves de presa pero ante la duda y como medida de precaución se deberían eliminar las vísceras y el aparato digestivo completo antes de ofrecérselo como alimento a nuestros pájaros. También extremar las medidas de higiene al manipular estos materiales y por supuesto no dárselos al perro. Recordar que los quistes hidatídicos son producidos por parásitos similares a éste y que pueden afectar al hombre.

 

 

Rata parasitada por fase larvaria de T. taeniformis. (Foto tomada de Internet)

 

 

Texto: Luis Miguel Padierna Carcedo.